EL CULTIVO DE LOS GESTOS Entre plantas, animales y humanos

En 1962, el ingeniero agrónomo André Haudricourt formuló una hipótesis tan extraña como osada: ¿qué relación tendrán los gestos de cultivo y cría de animales con las mentalidades que dieron a luz a las metafísicas de Oriente y Occidente? ¿Qué tendrán que ver la oveja, el gesto del pastor y la recolección del trigo con las filosofías de la trascendencia? Y su paralelo, ¿no estarán emparentados el ñame y el arroz, el búfalo y la vaca, con un gesto primitivo que habilita a la metafísica oriental su pasaje hacia las filosofías de la inmanencia? Un modo de pensar, de producir, de valorar y de hacer política que no puede disociarse del modo de sembrar y de habitar el mundo; una etnografía precisa que consiste no solamente en analizar cómo el hombre inscribe, para cada formación histórica, su relación entre teorías y prácticas, tecnologías e ideas, sino en observar cómo la gestualidad histórico corporal hace mente y mundo.
Hacer mundos con gestos, de Marie Bardet, reabre la insistencia de un perspectivismo relacional que logre situar a los gestos como unidad de lo recíproco entre naturaleza y cuerpos, pero además, como índices de una nueva politicidad. Nos queda por constituir un nuevo materialismo de los gestos, e ir más allá.

$250.00

10 disponibles

SKU: 9789873831386 Categorías: , Etiqueta:

Detalles del libro

Año de publicación

2019

Cantidad de páginas

112

Editorial

Cactus

Encuadernación

Rústica

Fecha de publicación

01-07-2019

Formato

11 x 15

Género

Ensayo

ISBN

9789873831386

Sobre el autor

André-Georges Haudricourt

André-Georges Haudricourt (París, 1911) fue ingeniero agrónomo (especializado en genética y fitopatología), y también lingüista, botánico, geógrafo y etnólogo. Estudió con Marcel Mauss, Marc Bloch y Marcel Cohen, y fue autodidacta desde su niñez: en la granja de sus padres de Picardía conoció los trabajos y las herramientas del campo y en la colección familiar de estampillas se asombró con los alfabetos y lenguas de otros países. Trabajó e investigó en la urss, Francia, Vietnam –luego de que dos revisores rechazaran su tesis sobre lenguas romances: era “demasiado innovadora”– y Nueva Caledonia, donde se interesó por los modos de cultivo de clones de sus habitantes.
Falleció en París en 1996, a los 86 años. Aún entonces era director honorario en investigación lingüística en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia.