Buenas y enfadadas

Parece que en 2018 la ira de las mujeres ha aparecido repentinamente en la conversación pública. Pero mucho antes de la creación de Pantsuit Nation, de la Marcha de las Mujeres y del movimiento #MeToo, la ira de las mujeres ha sido catalítica en lo político. La historia de la furia femenina y su significado cultural demuestra la larga historia de amargo resentimiento que ha envuelto al lento aumento del poder político de las mujeres en los Estados Unidos, así como las formas en que se recibe la ira cuando se trata de mujeres y no de hombres. Con elocuencia y fervor, Traister rastrea la historia de la ira femenina como combustible político, desde sufragistas que marchan ante la Casa Blanca hasta empleadas de oficinas que abandonan sus edificios después de que Clarence Thomas fuera confirmado ante el Tribunal Supremo. Traister explora la ira de las mujeres tanto con los hombres como con otras mujeres; la ira entre aliados y enemigos ideológicos; las diversas formas en que se percibe la ira en función de su dueño, así como la historia de la caricatura y la deslegitimación de la ira femenina y la forma en que la furia colectiva de las mujeres se ha convertido en un combustible político transformador, como ocurre sin duda en la actualidad.

$600.00

20 disponibles

SKU: 9788494966767 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

ISBN

9788494966767

Editorial

Capitán Swing

Año de publicación

2019

Cantidad de páginas

368

Formato

14 x 22 cm

Encuadernación

Rústica

Sobre el autor

Rebecca Traister

Rebecca Traister

Periodista y escritora, publica regularmente en New York Magazine y trabaja como editora colaboradora de Elle. Finalista del National Magazine Award, ha escrito sobre mujeres en política, medios y entretenimiento desde una perspectiva feminista para The New Republic y Salon, y también ha publicado en The Nation, The New York Observer, The New York Times, The Washington Post, Vogue, Glamour y Marie Claire.

Traister se crió en una granja en Filadelfia, hija de un padre judío y una madre baptista. Asistió a la Germantown Friends School y a la Northwestern University. Después de la universidad, se mudó a Nueva York. Su primer libro, Big Girls Don’t Cry.