Malas compañías

Jinju es una chica mala. Fuma, se mofa de sus profesores, no vuelve a casa para dormir. Su padre no sabe reaccionar más que con los puños. En el instituto, son las antiguas alumnas las que propinan palizas a las nuevas. Ya sea en casa, en clase o en la calle, la violencia es omnipresente en la vida de las jóvenes coreanas.

Con quince años, Jinju conoce a Jung-ae, con la que entabla una relación de amistad muy intensa, y ambas deciden fugarse. Esa amistad se convierte en su refugio, pero también en una peligrosa escapatoria hacia el mundo de los adultos…

La autora Ancco rememora su propia adolescencia, sombría y brutal, en la Corea del Sur de los años 90 que sufre una grave crisis económica. Su barrio, donde no se atisba ningún horizonte, está a mil leguas de la Corea tecnológica alabada internacionalmente. Los adultos llevan vidas grises y la violencia física y moral está a la orden del día. Sobre esa violencia, que Ancco retrata con un tono seco y demoledor, afirma la dibujante que “el lector puede pensar que tuve una infancia muy oscura, pero es más complicado que eso. Cuando a una la pegan, no piensa que su vida es difícil. Duelen las costillas, la cabeza, una piensa en curarse. Mis amigas vivían lo mismo y nos divertíamos igual… Nunca se nos pasó por la cabeza pedir ayuda”.

$560.00

15 disponibles

SKU: 978-84-17575-41-0 Categorías: , , ,

Detalles del libro

Año de publicación

2019

Cantidad de páginas

176

Editorial

Astiberri Ediciones

Encuadernación

Tapa blanda

Formato

17 x 24

Género

biografía, Drama, Novela gráfica

ISBN

9788417575410

Sobre el autor

Ancco

Ancco

Ancco (Seongnam, Corea del Sur, 1983) empieza a dibujar muy pronto, y sus primeros lectores la descubren en 2003 cuando publica en internet un cuaderno personal de dibujos, que tendrá a continuación una exitosa edición en papel. Cogiendo como base episodios de su propia vida, retrata sin indulgencia una sociedad surcoreana que se debate entre tradición y modernidad, atormentada por los fantasmas de su historia y atosigada por la civilización materialista occidental. Ancco aparece como portavoz del malestar y de la angustia de la juventud surcoreana y se ha convertido en una referencia para toda una generación.