Sin ataduras

Cada vez más a menudo políticos, filósofos e intelectuales se autoproclaman depositarios de la verdad. La realidad que describen, presentada como objetiva, clara, absoluta, se proyecta en un nuevo orden tecnológico, social y político sustentado en el capitalismo de la vigilancia y en el populismo de derechas, y resumido en una aplastante consigna: toda alteridad, toda desviación, todo elemento residual deben ser reabsorbidos y reconducidos dentro de la norma, hasta el punto de que el pensamiento crítico se ve desincentivado, e incluso censurado o ahogado en un sentimiento de difusa amenaza constante.
Esto explica que la mayor de las emergencias de nuestro tiempo sea la ausencia de emergencias: las amenazas reales (como el desmantelamiento del estado de bienestar, la desigualdad económica o el cambio climático), de hecho, se quedan al margen del debate público, copado por el creciente espacio que ocupan los miedos fabricados ad hoc por ciertos políticos y medios de comunicación.
¿Cómo subvertir, entonces, este orden asfixiante? Identificando las emergencias ausentes mediante un pensamiento desligado de los esquemas dominantes. La ausencia de ataduras -o, dicho de otra forma, el atreverse con interpretaciones nuevas de la realidad- es hoy más que nunca un acto de resistencia política: el único, quizá, que nos permite reconquistar y defender nuestros espacios de libertad.

$590.00

Agotado

SKU: 9788418481352 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Año de publicación

2021

Cantidad de páginas

280

Editorial

Altamarea

Encuadernación

Rústica

Formato

13.5 x 20.5

Género

Filosofía

ISBN

9788418481352

Sobre el autor

Santiago Zabala

Santiago Zabala

Santiago Zabala (1975) es profesor de Investigación ICREA en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Estudioso de Heidegger, es autor de artículos publicados en The New York Times, Al-Jazeera y La Stampa, y de varios libros sobre filosofía política, entre los que destacan Comunismo hermenéutico (con Gianni Vattimo), Los remanentes del ser y Why only art can save us.