Precisamente yo

«Resulta un tanto paradójico -escribe Erika Mann en Precisamente yo- que mi historia personal se ocupe fundamentalmente de la política, a pesar de que la política no es de ningún modo mi interés principal. Jamás he pertenecido a un partido político, ni me he ocupado de los ingeniosos argumentos y las ambiguas intrigas de los políticos profesionales. Mi visión de los temas decisivos de la sociedad moderna es más emocional que intelectual: no dogmática, sino humana. No soy una partisana, y tampoco serviría como cruzada. Mis ideas y actuaciones políticas siempre han estado más condicionadas por mis experiencias e impulsos personales que por principios abstractos. El único principio al que me atengo es mi obstinada fe en ciertos ideales morales básicos: verdad, honor, honradez, libertad, tolerancia.»

$320.00

2 disponibles

SKU: 9788495587114 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Año de publicación

2002

Cantidad de páginas

186

Editorial

Editorial Minúscula

Encuadernación

Rústica

Fecha de publicación

01-05-2002

Formato

13.5 x 19.5

Género

biografía

ISBN

9788495587114

Sobre el autor

Erika Mann

Erika Mann

Erika Mann (Múnich 1905-Zúrich 1969), primogénita de Katia y Thomas Mann, se formó como actriz en la compañía de Max Reinhardt, en Berlín. Mujer de múltiples inquietudes, gran viajera y muy aficionada al automovilismo, no tardó en sucumbir a la pasión por la escritura, que los Mann llamaban la «maldición familiar», y en los últimos años de la República de Weimar se dio a conocer como articulista y también como autora de libros infantiles. En enero de 1933 fundó en Múnich el cabaret El Molinillo de Pimienta, pero ante la victoria nazi se exilió y lo refundó en el extranjero para sumarse a la oposición a Hitler. Su firme antifascismo influyó en la decisión de su padre, también emigrado, de pronunciarse públicamente en 1936 en contra del régimen. Se trasladó a Estados Unidos, donde escribió varios libros: del ensayo sobre la educación en el Tercer Reich Zehn Millionen Kinder se vendieron 40.000 ejemplares en tres meses. Fue corresponsal de guerra, primero en España y luego en distintos frentes de la contienda mundial. En 1952, disgustada por la campaña de represión desatada por el senador McCarthy, regresó junto con sus padres a Europa. Se estableció en Suiza y durante la última etapa de su vida se dedicó sobre todo a cuidar de la obra de su hermano Klaus y de su padre.