Paquete Simodon

$1,430.00 $700.00

Comunicación e información. Cursos y conferencias de Gilbert Simondon

Este libro reúne cursos y conferencias impartidos por Gilbert Simondon en los años 60 y 70. Los recorre una misma problemática: la comunicación en los diferentes niveles del ser. Esto sitúa esta obra en proximidad con la que fue su tesis central sobre la Individuación.

Se parte de un esquema operatorio general que funciona en todas partes, el “toque Simondon”, panteísmo raramente explicitado, esquema que existe “tanto en una fe religiosa como en un tubo electrónico”, esquema de tres elementos, a diferencia de la teoría de la información que trabaja con dos. Tenemos siempre una entrada de energía (se la llame alimentación o motivación), una entrada de información (o percepción), y una salida de acción (o efectuación). La comunicación ocurre mediante “relevos” que operan una amplificación, lo cual hace que una incidencia de débil energía pueda disparar un acontecimiento de proporciones. Este principio es tanto el de la evolución como el de la invención, una suerte de “dialéctica de la vida”.

La noción de relevo amplificador es fundamental. Y el individuo es relevo por excelencia, modulador situado “entre el orden cósmico y el orden microfísico”, operador de una comunicación activa entre órdenes de magnitud, por tanto más que individuo, individuación. Lo importante ya no es entonces el ser individuado, sino los patrones y configuraciones de aparición (“un pez que aparece una vez como predador y al rato como seductor, no es el mismo pez”). Antes que el ser entonces, el aparecer.

Los pares en que se sostenía la teoría social clásica caen como naipes, y sobre todo el dualismo que coloca la motivación en el individuo y la acción en lo social, que binariza la relación interior/exterior, organismo/medio. Con Simondon se trata más bien de un quiasma entre exterior e interior, el cual no es una visión poética sino una hipótesis dimensional, topológica, que desemboca en la noción de tracto psicosocial.

Según esta noción vectorial, todo es psicosocial, y esto significa no solo que en toda entidad social, molar, de gran talla, hallamos singularidades, moléculas, y relaciones infinitesimales (“las pequeñas descargas antes -o detrás- del gran relámpago”) sino que también en las moléculas hallamos relaciones psicosociales. Con esta noción circulatoria Simondon se franquea un paso hacia el mundo de las tendencias, los instintos y la inteligencia, donde el halo de uno se vuelca sobre el otro (así, “el instinto es inteligente sobre su territorio”), y donde todo comunica en un pluralismo facetado y multipolar.

9 disponibles

Imaginación e invención

Un año antes de este curso sobre Imaginación e invención (1965-1966), Gilbert Simondon había llegado a varias conclusiones en su Curso sobre la percepción. Una de ellas será de vital importancia en tanto empalme y punto de partida del análisis de la imagen mental: que la motricidad precede a la sensorialidad, es decir que hay tendencias motrices que operan sin necesidad de que exista aún percepción o encuentro del objeto. Por otro lado, y es el comienzo de este curso, que se puede pensar la existencia de la imagen sin necesidad de una conciencia imaginante o de una toma de conciencia reflexiva.

Cerca de Bergson entonces, y lejos de Sartre, Simondon nos presentará un ciclo de la imagen mental en cuatro fases, las antedichas tendencias motrices, imágenes pre-perceptivas; las imágenes que surgen en el encuentro entre el organismo y el medio, en la realidad perceptivo-motriz y su encuentro con el objeto; y la realidad de las imágenes-recuerdo que afloran el símbolo, posterior al encuentro con el objeto. El ciclo culmina en la saturación de la realidad simbólica que desemboca en la invención creadora. Y todo este ciclo vuelve a comenzar a otro nivel. Continuidad entonces entre imaginación e invención, pero entonces también entre naturaleza y técnica, y continuidad aun más profunda y fundamental en tanto todas las fases del ciclo de la imagen anuncian una expansión fuera del individuo, en una proyección amplificante, que culminando en la acumulación de las invenciones compatibilizantes, conlleva la incorporación de realidades ante todo no-humanas a un mundo que tiene sentido para el hombre.

Un mundo de objetos creados, variopinto pero donde no todo da igual, donde existen capas externas y superficiales, aquellas que colman nuestras necesidades de manifestación, otras capas –medias­– reproductoras de lo existente, donde reina la defensa a capa y espada de las formas con-sagradas, donde nada se gana y nada se pierde, y luego (y esta vale más para Simondon) una capa instrínseca,esencial, de la que dependen las otras, núcleo que desborda tanto lo dado como su formalización, entregando una solución siempre superior al problema que resuelve pues opera por amplificación, y que revela la auto-correlación estructural y funcional del objeto, auto-correlación en el sentido de que el objeto se reúne con sus propias formas implícitas.

5 disponibles

Sobre la filosofía

Para Gilbert Simondon, la filosofía posee una doble existencia que surge de una doble exigencia: ser reflexión absolutamente libre y a la vez estar firmemente asentada en las condiciones del mundo en que ella surge y que ayuda a construir. La filosofía tiene un vuelo y un suelo. De allí la doble vertiente de este libro: entre la creación de conceptos filosóficos nuevos y un recorrido de amplio alcance por la historia de los conceptos. En estos textos que van de 1950 a 1980, el proyecto es dar a luz a una epistemología generalizada de ambición enciclopédica, que sea respecto al mundo contemporáneo lo que fueron en la Antigüedad las teorías del saber y de la percepción (de los jónicos a los atomistas, pasando por eleatas, pitagóricos y estoicos, por Platón y Aristóteles), o en el mundo clásico las teorías de la acción, cuyo paradigma es el mecanicismo de Descartes y sus secuelas. Llegados al mundo moderno, lo que la antigüedad llamaba forma deviene información, el individuo deviene individuación, y la naciente cibernética ofrece claves insoslayables para la elaboración de una reflexión operatoria nueva en un universo técnico completamente transformado. Las nociones energéticas reemplazan a las determinaciones estructurales ancladas en un binarismo objeto/sujeto, saber/acción. La relación entre cibernética y filosofía debe ser pensada afondo, yes a la vez el suelo queda a pensar. Con tal fin, un pensamiento que asuma el universo técnico actual deberá ser transductivo, y no podrá convertirse en una nueva escolástica. Envolverá necesariamente una ética correlativa, cuya luz tenue (pues Simondon nunca revela sin interponer un velo) puede llegar tanto de Epicuro, como de Lucrecio o de Spinoza, una ética basada en la serena aceptación de los límites energéticos, epistemológicos, afecto-motivacionales y operatorios de la vida.

9 disponibles

Sobre la psicología

El ciclo universitario que transcurrió entre los años 1966 y 1967 fue el último en el que La Sorbona reunió a los estudiantes de filosofía y psicología juntos en un mismo curso, como si la psicología todavía necesitara un último empujoncito para dar sus pasos tambaleantes hacia la independencia que –como sabemos– nunca es completa. Con esta excusa, Gilbert Simondon eligió como título de su seminario “La sensibilidad”, y es ya toda una elección. Aquel curso, junto a otros dos de la misma época, “Fundamentos de la psicología contemporánea” e “Iniciación a la psicología moderna”, componen este libro.

Aquí tenemos una historia integral de la psicología. Simondon se niega a delimitarla como un campo exclusivamente humano y, dentro de lo humano, exclusivamente consciente (con su sub- y su in-). Lejos de ello, compone una psicología con el mundo vegetal, animal y también maquínico, es decir, no exclusivamente humano. Pero además la amplía más allá y más acá del campo de la conciencia, no solo hacia las regiones ocultas del subconsciente y el inconsciente –como hace el psicoanálisis–, sino también hacia múltiples operaciones que no pertenecen exclusivamente “a la conciencia”: la sensibilidad, la motricidad, las reacciones ante el medio luminoso y sonoro, las orientaciones de movimiento, entre otras.

A partir de esta ampliación de fronteras y con el eje siempre puesto en la noción de sensibilidad, caerán bajo la lupa de Simondon las más diversas corrientes, autores y prácticas, desde la psicología patológica, la psicología social y la psicología genética hasta la Gestalt y el primer psicoanálisis.

Tendrán su capítulo original, por último, las experiencias pedagógicas europeas que trazaron una fuerte conexión con las teorías psicológicas en boga en la época, como las escuelas de Montessori, Decroly y Freinet.

13 disponibles

Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Sobre el autor

Henri Bergson

Henri Bergson

París, 18 de octubre de 1859-ibidem, 4 de enero de 1941 fue un filósofo y escritor francés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1927.