El tren nocturno de la vía láctea

El tren nocturno de la Vía Láctea» narra el sueño de un niño en pos de la amistad y la felicidad; un viaje onírico e iniciático gracias al cual el protagonista comprenderá la dura realidad de la vida de una manera positiva y enriquecedora.
Las historias de Kenji se desarrollan en un mundo mezcla de realidad y fantasía en el que los elementos naturales interactúan de manera tan inverosímil como encantadora, y los personajes, a menudo animales o elementos básicos como la Tierra o el Viento, están en perfecta conjunción con la naturaleza. En esta recopilación se incluyen también “Matasaburo, el genio del viento y Gauche, el violoncelista. Kenji es actualmente una de las figuras literarias más leídas y admiradas de Japón.”

$500.00

Agotado

SKU: 9788494746741 Categorías: , Etiqueta:

Detalles del libro

ISBN

978-8494-746-74-1

Editorial

Satori

Año de publicación

2018

Cantidad de páginas

178

Formato

13 x 21 cm

Encuadernación

Rústica

Sobre el autor

Kenji Miyazawa

Kenji Miyazawa

Fue un reconocido poeta y escritor de libros infantiles japonés, activo durante los últimos años de la era Taishō y comienzos de la era Shōwa. También fue un destacado profesor de ciencias agrícolas, violonchelista, budista devoto, vegetariano y activista social utópico. Algunas de sus obras más conocidas incluyen Ame ni mo Makezu, Ginga Tetsudō no Yoru, Kaze no Matasaburō, Sero Hiki no Gōshu y Taneyamagahara no Yoru. Miyazawa se convirtió al budismo nichiren después de leer el Sutra del loto, que veía como guía para su vida personal, y se unió al Kokuchūkai, una organización budista nichiren. Sus creencias religiosas y sociales crearon una brecha entre él y su adinerada familia, especialmente con su padre, aunque tras su muerte su familia le seguiría convirtiéndose también al budismo nichiren. Miyazawa fundó la Asociación de agricultores de Rasu para mejorar las vidas de los campesinos en la prefectura de Iwate. También hablaba esperanto y tradujo algunos de sus poemas al idioma. Miyazawa murió de neumonía en 1933. En vida fue un poeta relativamente desconocido, ganando reconocimiento póstumamente. Disfrutó de un boom a mediados de la década de 1990, en el centenario de su nacimiento. Un museo dedicado a su vida y obras fue inaugurado en 1982 en su ciudad natal de Hanamaki. Muchas de sus historias infantiles han sido adaptadas a series de anime, especialmente Ginga Tetsudō no Yoru. Muchas de sus tankas y poesías en verso libre han sido traducidas a múltiples idiomas y todavía son populares hoy en día.