Anónimo veneciano

En una Venecia onírica, se consumen los últimos días de la vida de un músico y los jirones de una historia de amor carcomida por el abandono, el resentimiento y el arrepentimiento: un hombre, condenado a muerte por una enfermedad incurable, vuelve a encontrar a la mujer que lo dejó ocho años antes, tras un amor intenso y dañino por igual. Magistralmente contada, la historia se concentra en el reencuentro desesperado entre dos seres que, si bien se aman todavía, no pierden ocasión de herirse mutuamente, de castigarse, para dar vida a un juego absurdo de laceraciones morales.
Antes guion cinematográfico, luego texto teatral y finalmente novela, Berto empezó a trabajar en Anónimo veneciano tras el éxito arrollador de El mal oscuro. Inicialmente empujado más por razones «gastronómicas», como diría Brecht, que por una real inspiración, el autor acabó obsesionándose con este texto, hasta convertirlo en una auténtica joya, una pequeña obra maestra que cautivó a la crítica y al público por la sabiduría compositiva, la fluidez de los diálogos, el poder evocativo de la ambientación y una melancolía aterciopelada y envolvente como la niebla de Venecia.
A la par de un refinado coreógrafo, Berto escenifica, en este texto que no concede nada al optimismo y al moralismo, la eterna e hipnótica danza entre Eros y Tánatos.

$500.00

1 disponibles

SKU: 9788418481260 Categoría: Etiqueta:

Detalles del libro

Año de publicación

2022

Cantidad de páginas

112

Editorial

Altamarea

Encuadernación

Rústica

Formato

13.5 x 20.5

Género

Literatura

ISBN

9788418481260

Sobre el autor

Giuseppe Berto

Giuseppe Berto

Giuseppe Berto (1914-1978) ha sido uno de los autores más talentosos, inconformistas e innovadores del siglo xx italiano. Hijo de una modesta familia del Véneto, Berto, con poco más de veinte años, se alistó en el ejército fascista y combatió tanto en las campañas coloniales de África como en la Segunda Guerra Mundial. Durante este conflicto fue capturado por las fuerzas aliadas y trasladado a un campo de prisioneros en Texas, donde se familiarizó con los grandes autores estadounidenses y alumbró su pasión por la escritura, que desembocó en El cielo está rojo, escrito durante el cautiverio y elogiado por autores como Montale y Hemingway. La consagración definitiva llegó en 1964 con la publicación de su obra maestra, El mal oscuro. A raíz de su éxito literario emprendió varias colaboraciones en el ámbito cinematográfico, entre las que destaca el guion de la aclamada película Anónimo veneciano, que Berto transformó en novela unos años más tarde.